REFLEXION DEL EVANGELIO

Estimados Feligreses:

La lectura de hoy del Evangelio de Juan combina dos escenas: la aparició n de Jesú s a sus discı́pulos despué s de su Resurrecció n y el diá logo de Jesú s con Tomá s, el discı́pulo que dudaba.

Parte del misterio de la Resurrecció n de Jesú s es que se apareció a sus discı́pulos no como un espı́ritu, sino en forma corporal. El Señ or saluda a sus discı́pulos con el don de la paz. Luego les en- carga que continúen el trabajo que E l comenzó; como Jesús fue enviado por Dios, entonces E l envı́a a sus discı́pulos. E l les da a sus discı́pulos el don del Espı́ritu Santo para que puedan cumplir esta tarea. Las palabras de Jesús a sus discı́pulos también resal- tan la conexión integral entre el perdón de los pecados y el don del Espı́ritu Santo. Con la gracia del Espı́ritu Santo, podemos compartir el perdó n y la reconciliació n con los demá s.

Tomás, el discı́pulo que duda, representa la realidad de la Iglesia que viene después de esta primera comunidad de testigos de Jesú s. Todos, menos los primeros discı́pulos de Jesú s deben creer sin ver. Al igual que Tomás, podemos dudar de la noticia de que Jesú s, cruci icado y sepultado, se apareció a sus discı́pulos. Nues- tra naturaleza humana busca pruebas contundentes de que el Jesús que se apareció a sus discı́pulos después de su muerte es en verdad el mismo Jesús que fue cruci icado. Tomás tiene la oportunidad de ser nuestro representante para obtener esta evi- dencia. E l nos da testimonio de que el Jesús que resucitó es el mismo Jesús que murió. Por el don del Espı́ritu Santo, estamos entre aquellos que son bendecidos, porque no hemos visto y aú n creemos.

Bendiciones,

P. Diego

Mision San Juan Diego
Sirviendo a Dios con Esperanza, Fe y Amor

2323 N Wilke Rd, Arlington Hts, IL 60004 •  Tel: (847) 590-9332 Fax: (847) 590-9333  •  oficina@misionsanjuandiego.org

Copyright © 2012 MSJD All rights reserved.  Website developed by MSJD TECH Productions