INICIO

Bienvenidos  

Misión San Juan Diego es una comunidad netamente hispana que a través de su fe, sus talentos, su alegría y confianza en Dios, lucha para mantener la unidad, la paz, el respecto y la armonía entre sus feligreses.

Busca la integridad de una comunidad sana y santa, acepta con los brazo abiertos la diversidad de fieles a través de la oración y la Eucaristía, conduciéndonos hacia la justicia.

 

 

Compra tu Ticket para la Rifa Aquí 

 

  • Rev. Diego Berrío
    Rev. Diego Berrío
  • Bienvenidos
    Bienvenidos
  • Altar
    Altar
  • Historia
    Historia
  • MSJD TEEN FIELD DAY 2015
    MSJD TEEN FIELD DAY 2015

 

DEL ESCRITORIO DEL VICARIO

 

   

ENSÉÑANOS A ORAR

El evangelista Lucas nos ha enseñado que
la oración era una constante de la vida de Jesús. Recordemos algunos episodios:
la oración en el Bautismo (3,21), antes de llamar a los Doce (6,12), antes de
la confesión de fe de Pedro (9,18), en la transfiguración (9,28), después del
regreso de los setenta y dos misioneros (10,21-22). Y ahora lo vemos orando una
vez más y enseñando a sus discípulos a orar (11, 1-13), pues la oración del
discípulo es continuación de la oración de Jesús.

Aunque la experiencia con Dios es personal
y la oración puede ser lo más espontaneo, también requiere esfuerzo y
educación. Más allá de los métodos, las tácticas y la forma de hacer la
oración, Jesús nos invita a tener ciertas actitudes para disponernos a la oración,
entre las cuales están: la conciencia de que somos hijos, la seguridad y la
certeza de que somos escuchados, la convicción de que el Padre es generoso con
sus dones para sus hijos pero para ello hay que hablarle, y la perseverancia,
porque cuando no encontramos respuesta inmediata a nuestros ruegos, podemos
caer en el desánimo y la desesperación. 

La oración que él enseña a sus discípulos
comienza con una invocación: “¡Padre!”. La conciencia de ser
“Hijo predilecto”, acompañó todos los momentos de Jesús incluidos los más
dolorosos. “Tu nombre sea Santificado”. Que el Padre actúe para
que el honor de su Nombre divino –ensuciado por la ignorancia y el pecado del
hombre- sea limpiado mediante la pascua purificadora de Cristo. “Venga tu
Reino
”. Las bendiciones de Dios irrigan el mundo cuando Él es
reconocido como Rey y cada hombre se somete a su Señorío de vida. “Danos
cada día nuestro pan cotidiano
”. Dios Padre nos sostiene en el día a
día de nuestra vida. “Perdónanos nuestros pecados porque también
nosotros perdonamos a todo el que nos debe
Hay que pedir perdón
para poder ser capaz de perdonar. El perdón del hermano no es la condición sino
la consecuencia del Perdón que Dios da primero. “Y no nos dejes caer en tentación”.
La tentación no es un mal en sí, es una “prueba” que nos invita a salir
vencedores y más maduros.

Tres permisos para orar con ganas, con
confianza y sin desfallecer. Dios no niega su respuesta a quien le pide. Pedir no es fácil, pero quien lo hace
no es un indigente sino que es un hijo que necesita a su Padre.  ¿Buscar
qué? Pues a Dios. Cuando me busquen me hallarán. Si me buscan de todo
corazón me dejaré encontrar por ustedes (Jeremías 29, 13-14). “¡Tocar!
(La puerta). La oración nos introduce en la comunión con Dios. Nos deja entrar
en su morada santa.

Finalmente, Lo que Dios nos da sobrepasa
nuestras peticiones. Se nos da Él mismo, Se da en su Hijo, nos da su Espíritu.
Ese es el don más grande. 

  

 

Misión San Juan Diego Sirviendo a Dios con Esperanza, Fe y Amor.

2323 N Wilke Rd, Arlington Hts, IL 60004 •  Tel: (847) 590-9332 Fax: (847) 590-9333  •  oficina@misionsanjuandiego.org

Copyright © 2012 MSJD All rights reserved.  Website developed by MSJD TECH Productions

Via crucis